Se comenzó a fundar el 17 de septiembre de 1.993, día en el que se aprobó que se creara una comisión que se encargase de escribir sus estatutos, todo ello ayudado por el aquel entonces Abad de la Real Colegiata de San Isidoro, Don Antonio Viñayo González. La cofradía se fundó definitivamente el 8 de marzo de 1.994, cuando el por aquel entonces Obispo de León, Antonio Vilaplana, firmó el decreto de fundación de la cofradía. La fundación se orientó hacia la recuperación del antiguo espíritu de sacrificio de las cofradías y hermandades penitenciales de la Semana Santa de León. Fue la decimoquinta cofradía fundada en León, y es la segunda más joven de la ciudad en la actualidad.

El primer Hermano Mayor de la Cofradía nombrado por la Junta General y ratificado por Decreto del Obispo de León Don. Antonio Villaplana Molina fue el Hermano Eulogio Blanco Fernández. La cofradía procesionó por primera vez el Sábado de Pasión de 1.995 con la imagen de “Nuestro Padre Jesús de la Esperanza”, de Melchor Gutiérrez San Martín. Dicho proyecto del citado “Jesús de la Esparanza” representa a un Jesús Yacente a punto de resucitar, que además de la imagen incluía originalmente un ángel en actitud de ayudarle a incoroporarse en una clara alusión a la esperanza en la Resurreción y otras imágenes menores de santos vinculados a la cofradía, entre ellos, San Isidoro. Melchor Gutiérrez también realizó el guion bordado de la hermandad.

El mayor activo de la Cofradía es el de tener su sede canónica nada menos que en la Real Colegiata Basílica de San Isidoro, posiblemente el conjunto arquitectónico de estilo románico más destacado de España, que además de ser Panteón de la mayorías de los reyes, reinas, príncipes e infantes del Reino de León, y que por privilegio inmemorial mantiene la Exposición Permanente del Santísimo Sacramento, en un hermoso trono situado sobre el arca que contiene los restos de San Isidoro. También dentro del recinto de la Basílica- Colegiata, y en la Capilla situada a la izquierda de la cabecera de la nave central, se venera la sagrada imagen de la Santísima Virgen de la Piedad y del Milagro, titular en unión de Nuestro Padre Jesús Sacramentado de nuestra Cofradía. La Real Colegiata Basílica de San Isidoro, es Real por ser una fundación de los Reyes de León, es Colegiata por estar regido y servida por los Canónigos que conforman el Cabildo colegial presidido por el Abad y, es Basílica Menor desde el 4 de Abril de 1.942 por concesión del Sumo Pontífice Pio XIl a propuesta del entonces Obispo de León Don. Carmelo Ballester Nieto y, siendo Abad- Prior de San Isidoro Don Julio Pérez Llamazares. Esta efeméride la recuerda una placa de mármol escrita en latín y situada e n la parte derecha del transepto, frente a la capilla del Sagrado Corazón Jesús y alado de la Puerta del Perdón. Como Basílica Menor tiene derecho a procesiones y actos públicos los Símbolos Papales, es decir, la Umbela o Umbráculo basilical y el Campanil o Tintinábulo. La Umbela en forma parasol medio abierto, de colores rojo y amarillo, con doce franjas, alternado ambos colores, rematado con un globo y una cruz metálicos. El Campanil es un ornamento procesional que acompaña a la umbela con la finalidad de avisar en la procesión de la presencia de los Símbolos Papales. Es una pequeña campana de metal montada sobre un campanario y elevada sobre un mástil, estos Símbolos Papales son sacados en nuestra Estación de Penitencia.

Posteriormente se añadió a la procesión la Imagen de María Santísima de la Piedad y del Milagro, Amparo de los Leoneses. Esta imagen que se venera en San Isidoro y que es cotitular de la Cofradía en unión de Nuestro Padre Jesús sacramentado, no es la original ya que, con el tiempo y el deterioro producido por las velas, hubo de ser sustituida por la actual, cambio que se produjo a finales del Siglo XV y comienzos del AVI, es posible que entre la primitiva y la actual haya habido otra intermedia. Esta Imagen no es propiedad de la Cofradía, para poder sacarla se tiene que pedir autorización al Abad y Cabildo Colegial de San Isidoro, que puede conceder o no la autorización, hasta la fecha la ha concedido siempre. La razón de que esta imagen se la conozca como la “del Milagro” y “Amparo de los Leoneses”, es debido a que en el año 1.196, siendo Abad de San Isidoro Santo Martino, en una ermita situada en el barrio de San Esteban, dependiente de San Isidoro, se veneraba la imagen de una Virgen de la Piedad, a la que el pueblo de León le profesaba una gran devoción. En la fecha antes indicada y, cuando Santo Martino se encontraba rezando ante la Virgen, ésta empezó a sudar sangre, milagro que fue interpretado por el santo como señal de que en la inminente batalla que tendría lugar en las inmediaciones de Puente Castro entre Castilla y León y sus reyes Alfonso IX de León y Alfonso VIII de Castilla, ambos primos hermanos, se produciría una gran carnicería, pero que, con la intercesión de la Virgen, los leones, a pesar de ser muy inferiores en número, pudieron derrotar y rechazar a los castellanos; desde ese día se la denominó del “Milagro” y “Amparo de los Leoneses”. Según cuenta la tradición, días después de la victoria, la Imagen de la Piedad acompañada por el Rey Alfonso IX, la Reina Teresa, el Obispo Manrique de Lara, el clero, la nobleza y pueblo de León, trasladaron en solemne procesión desde la pequeña ermita del barrio de San Esteban a la Colegiata de San Isidoro, siendo colocada en la capilla situada en el ábside lateral izquierdo, hasta nuestros días. A la Virgen de la Piedad, desde tiempo inmemorial, el Abad y Canónigos de San Isidoro, tras la misa conventual de los sábados se trasladan a su Capilla y le cantan la Salve, misa y acto en el participa la Cofradía desde su creación en el año 1.994, actividad establecida como obligatoria en el art. 10, apartado J de sus Estatutos. Además la Cofradía se encarga de la reposición de las flores que adornan a la Imagen, la iluminación, los manteles del altar y los cirios.

Unos años después se añadió la Imagen de Nuestra Señora de los Reyes, Imagen de palio, obra también de Melchor Gutiérrez San Martín y de su propiedad, cedida temporalmente a la Cofradía y que, por desavenencias con la misma, la retiró después de haber salido varios años. Esta Imagen, en la actualidad, es sacada por la Cofradía del Cristo del Gran Poder, a la que felicitamos por estar también de 25 Aniversario.

Para cubrir la ausencia de Nuestra Señora de Los Reyes, en el 2.004 se incorporó a nuestra procesión la imagen de palio de la Virgen de la Esperanza, obra del imaginero Manuel Bejarano Moreno, donación anónima de una hermana de la Cofradía. El bordado central de la túnica, representado una custodia y una Sagrada Hostia, al igual que los que adornan el manto y las bocamangas, son los mismos que tenía Nuestra Señora de Los Reyes, obra del taller de Melchor Gutiérrez San Martín.

En el 2.011 se incorporó la Imagen de Nuestro Padre Jesús de la Esperanza Cautivo ante Anás, del escultor Jaime Babio Núñez, al paso se te añadió la figura de Anás en el 2.012. El trono está sin terminar y falta las figuras del Malco, en ademán de dar una bofetada a Jesús y de uno o dos romanos. Este paso, en gran parte sufragado por sus braceros y braceras, sustituyo de forma un tanto arbitraria a Nuestro Padre Jesús de la Esperanza, lo que dio lugar a la baja de muchos de sus braceros.

En el 2.017 se reincorporó a la procesión en la Estación de Penitencia el paso de Nuestro Padre Jesús de la Esperanza, que ese año no pudo salir a causa de la lluvia, pero sí lo hizo, con un nuevo trono, en el 2.018.

73 total views, 3 views today

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
Facebook
Instagram